facebook twitter flickr youtube Sindicacio

PSM-Entesa Nacionalista de Llucmajor

Desgràcies, cables, antenes, solidaritat

psmllucmajor | 20 Octubre, 2007 21:36

Un jove de s’Arenal, de 15 anys, està greument ferit a son Dureta després que ahir la grua d’un camió de recollida selectiva trencàs accidentalment uns cables elèctrics i provocàs la caiguda de dos pals d'electricitat en el carrer de la Dragonera.. Els cables colpejaren el jove en el cap i l'han deixat molt malferit; un dels pals, a més sortí disparat com una fletxa i travessà completament un cotxe aparcat en el carrer dins del qual, afortunadament, no hi havia ningú. L’accident ha provocat una gran commoció a s’Arenal, un poble sembrat de fils elèctrics i telefònics: un bosc de pals i de cables d’acer que, s’ha vist, a més de lleig és perillós.

EL DESCONTROL DE LES ANTENES

Com és inquietant el descontrol amb què proliferen en el nostre terme les antenes de telefonia mòbil: a les demandes de centenars de famílies de les urbanitzacions perquè aquestes instal·lacions no s’ubiquin prop de les escoletes i guarderies, han seguit les queixes de veïns de la Vila. Avui el diari Ultima Hora es fa ressò dels expedients de clausura de l’antena del carrer del Cardenal Rossell i d’un expedient en curs contra una altra al carrer Nord.

MARGALIDA BESTARD: DEU DIES DESAPAREGUDA

Segueix la recerca de Margalida Bestard, la dona de Pòrtol desapareguda fa deu dies en el carrer de la Marineta de s’Arenal. La tasca, en la qual col·laboren desenes de persones, es coordina en el Club Nàutic. Llegim en el Diari de Balears que "voluntaris de totes les agrupacions de protecció civil de Mallorca estan convocats demà diumenge per dur a terme una nova recerca col·lectiva". La convocatòria és a les 9 del dematí en el Club nàutic nou de s'Arenal.

SEGURETAT EN EL TREBALL

No tot són males notícies: la UGT ha premiat el comitè de seguretat i salut laboral de l'Ajuntament de Llucmajor.

LA MORT D’UN TREBALLADOR: REINOSA EN EL RECORD

La notícia ha coincidit, tristament, amb la de la mort d'un altre treballador: el vigilant de Son Espases, José Manuel Roiz. Deixa esposa i dues filles. El cap de fibló de dia 4 d’octubre s’emportà la caseta de les obres, on s’havia refugiat. Ses filles parlen a l’Ultima Hora d’avui: ”El nostre pare va venir a Palma per cercar-hi una vida millor”. Vengué de Reinosa, la bella capital del Campoo, seu d’indústries siderúrgiques parcialment desmantellades per les duríssimes reconversions industrials del 1987. La brutal repressió desfermada pel Govern de Felipe Gonzàlez contra els treballadors de la comarca provocà la mort de Gonzalo Ruiz, afiliat a CCOO, intoxicat pels gasos que llençà, contra les persones refugiades en un garatge, la Guàrdia Civil que assaltà la vila. Els ferits per la repressió es comptaren per centenars: s'usaren gasos, tanquetes, bales de goma i foc amb munició real. Era director general de la Benemèrita el senyor Luis Roldán; ministre de l'Interior José Barrionuevo i president del Govern Felipe Gonzàlez. No hi hagué dimissions ni es depuraren responsabilitats polítiques. Enguany n’ha fet vint anys justs, però no hi ha memòria històrica oficial pels caiguts en els combats contra la reconversió industrial. Aleshores, a Reinosa, morí un treballador per defensar el treball de la seva terra; avui n’ha mort un altre, fill també d’aquell país, que vingué al nostre a cercar-hi una vida nova i millor.

___________________________________________

retalls de premsa i d'Internet:

Un menor en estat crític a l’Arenal quan un camió tombà dos pals d’electricitat

L’al·lot, de quinze anys, hagué de ser traslladat a Son Dureta per les ferides sofertes

El menor, de quinze anys, rebé un fort cop al cap mentre es trobava caminant per la voravia.

P.M. Palma. Un adolescent de quinze anys estava ahir a la nit ingressat en estat crític a l’hospital de Son Dureta, en haver rebut l’impacte al cap d’un pal de la línia elèctrica. L’accident es produí al voltant de les sis i mitja de l’horabaixa en la confluència dels carrers de la Dragonera i Maria Antònia Salvà, a l’Arenal de Llucmajor. Un camió del Consell, de la recollida selectiva, enganxà amb la grua que porta a la caixaels cables de la línia elèctrica. Després d’efectuar el seu treball el conductor arrencà, moment en el qual arrabassà dos pals de la línia elèctrica. La mala fortuna volgué que per la vorera passàs el menor, que rebé l’impacte al cap d’uns dels pals que, també, xocaren contra alguns cotxes que estaven estacionats.

Tot seguit es donà avís als equips d’emergència. L’112 centralitzà l’alarma i al lloc es desplaçaren dues patrulles de la Policia Local de Llucmajor, l’oficial de servei i una UVI del 061. El metge efectuà la reanimació cardiopulmonar al menor, que després fou traslladat a Son Dureta i en principi el seu estat era molt greu.

Al lloc de l’accident hi havia gran quantitat de sang i s’hi congregaren diversos veïns. El menor venia d’una classe de repàs i resideix amb la seva família en les proximitats. La Policia Local efectuà el control d’alcoholèmia al conductor, que donà negatiu. El camió de la recollida selectiva sol efectuar sempre el mateix recorregut.Les nombroses persones que es congregaren en el lloc no ho podien creure. Familiars del menor hi acudiren, i es produiren escenes de dramatisme i dolor. La Policia Local efectuà totes les diligències de l’accident.La caiguda dels pals provocà també greus danys econòmics als turismes contra els quals impactà.

(Diari de Balears)

____________

Un joven de 15 años, en estado crítico al caerle encima un poste eléctrico en s´Arenal

La grúa de un camión se enganchó con los cables, partió dos palos y uno de ellos golpeó al menor, que cayó desplomado

J.F. MESTRE / B. PALAU. PALMA. Un menor de 15 años resultó herido crítico ayer por la tarde después que le cayera encima un poste eléctrico en una calle de s´Arenal de Llucmajor. Un camión grúa que circulaba por la calle Dragonera con la pluma levantada se enganchó con los cables eléctricos, tiró de ellos con fuerza y dos grandes maderos se partieron y se desplomaron sobre la calzada. En esos instantes, David se dirigía a unas clases de repaso caminando por la acera cuando fue alcanzado por uno de los palos. El joven peatón cayó al suelo de manera fulminante y quedó inconsciente. Varios testigos precisaron que fue un cable de acero lo que le golpeó en la cabeza con gran violencia como si se tratara de un látigo. Mientras, otras fuentes indicaron que le cayó encima parte de un poste. El fatal accidente se produjo sobre las siete de la tarde a la altura del número 11 de la calle Dragonera, confluencia con la calle Maria Antònia Salvà, una vía muy ancha que se encuentra muy cerca de la autopista de s´Arenal. Rápidamente, el servicio de Emergencias 112 movilizó a la Policía Local de Llucmajor, que desplazó a cinco agentes, así como a los servicios sanitarios del 061, un médico del PAC más cercano y los operarios de Gesa, que se encargaron de retirar los cables eléctricos dañados. Un testigo señaló que el suceso ocurrió en cuestión de segundos y que el camionero enseguida se percató de los hechos, se apeó del vehículo pesado , marca Scania, y atendió al muchacho que yacía en el suelo gravemente herido. La grúa del camión momentos antes se había enganchado con el cableado y había partido dos postes eléctricos. Los maderos salieron despedidos con fuerza y cayeron sobre el peatón y encima de varios coches que, afortunadamente, se hallaban estacionados y sin ningún ocupante en su interior. Los cristales de un Fiat Scudo y un Volkswagen Venta se rompieron tras el brutal impacto y uno de los palos cruzó toda la calle y atravesó totalmente un tercer turismo, un Dacia Logan, desde la luna trasera a la delantera. Por suerte, no había nadie dentro de este vehículo, en cuyo interior se hallaba una sillita de bebé. Por su parte, la joven víctima fue atendida en una UVI móvil. Los médicos le practicaron las maniobras de reanimación y posteriormente trasladaron al menor en estado crítico al hospital palmesano de Son Dureta.

Conmoción entre los vecinos de la zona

Más de 50 vecinos se concentraron en los alrededores de la calle Dragonera ante el aparatoso accidente. Los residentes de s´Arenal se mostraron conmocionados al conocer que David era la víctima, ya que se trata de un vecino muy querido de la zona. También se indignaron porque el camión llevara izada la pluma.

(Diario de Mallorca)

____________________

1987 - 2007 Gonzalo en el recuerdo

sábado, 05 de mayo de 2007

Hoy hace veinte años, fallecía en el hospital de Valdecilla el trabajador de Forjas y Aceros de Reinosa Gonzalo Ruiz García. Murió como consecuencia de los gases lanzados por la Guardia Civil en un recinto cerrado en la jornada de brutal represión del 16 de Abril de 1987. Sesenta y cuatro detenidos y cientos de heridos (84 graves, entre ellos Gonzalo) fue el resultado del ensañamiento de la Guardia Civil con el pueblo de Reinosa. Un pueblo que luchaba unido contra el paro, que daba muestras de solidaridad y saber hacer, que enseñaba lo que es el asamblearismo, la comunidad, un pueblo que buscaba una solución contra lo que era una amenaza de defunción para toda la comarca de Campoo, los despidos que amenazaban en el aire.

Un pueblo unido que desarmó a la Guardia Civil y eso no lo podían consentir ni los cuerpos represivos, ni el estado, ni el PSOE con Felipe a la cabeza, ni los medios de manipulación, todos atacaron a los trabajadores, crearon un clima de vengaza, un clima que se saldó con la muerte de Gonzalo en una acción que el entonces director de la Guardia Civil, Luis Roldán, calificó de “actuación ejemplar”.

Veinte años han pasado y el crimen sigue impune, pero el recuerdo pervive.

http://www.nodo50.org/briega/index.php?option=com_content&task=view&id=28

_____

Historia de Reinosa

El olvido es la tierra fértil en la que siembran los poderosos. Nosotros ni queremos, ni debemos olvidar aquellas palizas, aquellas mentiras, aquella muerte. Hoy 16 años después queremos recordar que en la primavera de 1987, como en su día lo fueron Gernika, Puerto Montt, Casas Viejas, y tantas otras ciudades, un pequeño y noble pueblo cántabro fue golpeado brutalmente por la fuerza del poder, por el fascismo. Su nombre, Reinosa, será por siempre identificado con la lucha justa de un pueblo en defensa de su pan, de su libertad y de su dignidad.

Esta es la infame historia de la un pequeño y noble pueblo cántabro golpeado por la furia del poder, por el fascismo. Su nombre, Reinosa, será por siempre identificado con la lucha de un pueblo en defensa de su pan, de su libertad y de su dignidad.

"A Gonzalo Ruíz García, arrebatado por un viento que no era del pueblo"

Cronología de los hechos

7 de marzo de 1987: La prensa regional informa que Forjas y Aceros de Reinosa ha anunciado un expediente de regulación de empleo con 463 excedentes. El gobierno del PSOE aupado al poder por los trabajadores practica, sin embargo, una clara política antiobrera y de derechas privatizando sistemáticamente todo el capital publico español a través de una estrategia de liberalización de la economía, e introduciendo el mercado laboral español en la división internacional del trabajo.

Mientras el paro crece sin parar el Ministro de Hacienda Carlos Solchaga señala que “España es el país de Europa donde más rápido se puede hacer rico uno”.(sic). A fe que sí, se lo estaban llevando crudo. Los despidos son masivos, son meses de gran conflictividad social y laboral en todo el país; Sagunto, Cádiz, Bilbao,... son sólo algunos de los sitios donde se están produciendo enfrentamientos entre trabajadores y fuerzas del orden público. Por si fuera poco los estudiantes de enseñanzas medias y de la universidad también están movilizándose por todo el estado contra el gobierno de González.

8 de marzo de 1987: En medio de las negociaciones del expediente de regulación, Alerta da a conocer la inminente marcha de Enrique Antolín presidente de Forjas y Aceros para ocupar la Consejería de Obras Publicas del Gobierno Vasco. En esos años el PNV gobierna en colación con el PSOE en Euskadi. La noticia desconocida hasta entonces provoca la indignación en Reinosa.

11 de marzo de 1987: En la víspera de su nombramiento en Ajuria Enea Enrique Antolín acude a la factoría para recoger sus efectos personales y despedirse del equipo de dirección y del comité de empresa. Los trabajadores enterados de la presencia del directivo en la factoría deciden en asamblea retener a Antolín hasta el día siguiente - jura de su cargo en Vitoria- para forzar una negociación. Cientos de vecinos de Reinosa, estudiantes de los institutos cercanos, y trabajadores de Cenemesa, enterados de lo acontecido, acuden a la Naval para mostrar su apoyo a los trabajadores de Forjas. Horas después comienzan a llegar las primeras unidades de intervención de la Guardia Civil. Las conversaciones, ya de madrugada, entre los directivos retenidos, trabajadores, y Delegado del Gobierno no prosperan. La tensión va en aumento.

12 de marzo de 1987: A las ocho y media de la mañana 300 antidisturbios armados con hachas y porras, y pegando tiros entran en la factoría dispuestos a rescatar a Enrique Antolín. La Guardia Civil empieza a actuar. Se suceden los palos y las carreras por el interior de la fábrica, se disparan botes de humo y pelotas de goma indiscriminadamente. Parte de los trabajadores se hacen fuertes en los talleres y se defienden con lo que pueden. La sirena tradicionalmente utilizada para avisar a la población en caso de algún incendio o catástrofe suena incesantemente; el pueblo entero empieza a tener constancia de la gravedad de los hechos que están ocurriendo. Paralelamente en el parque Cupido junto a la estación se producen enfrentamientos entre jóvenes estudiantes de los institutos del pueblo, hijos de trabajadores de Forjas y Cenemesa en su mayoría, y efectivos de la guardia civil. La crudeza de la batalla campal se extiende mas allá de la factoría. Al lugar acuden trabajadores de la factoría y más vecinos. El pueblo entero se siente atacado e invadido, el clima es de auténtica de guerra, cerca de 10.000 personas se enfrentan a tres centenares de guardias civiles, la superioridad en número de los vecinos obliga a los atemorizados guardias civiles a retirarse, unos incluso llegan a hacer uso de fuego real, mientras otros blanden pañuelos blancos en señal de rendición. Las fuerzas del orden son reducidas, desarmadas, conducidas a los autobuses de la guardia civil, e invitadas a marcharse del pueblo; los mandos deciden abandonar la ciudad. La refriega deja un saldo de casi un centenar de heridos graves entre trabajadores y guardias civiles, entre intoxicados por efecto de los gases, y contusionados por impacto de piedras o pelotas de goma.

13 de marzo de 1987: Enrique Antolín jura con normalidad su cargo en Vitoria. Toda la prensa nacional, y regional se hace eco de lo ocurrido en Reinosa. La línea editorial de todos los medios es clara, el gobierno actuó en todo momento con corrección y se carga las tintas contra los trabajadores y el pueblo de Reinosa. Así DIARIO 16 publica: “Ni es democrático que se permita a la masa desenfrenada desmadrarse sin control alguno, ni se defiende la democracia actuando con tibiezas en el mantenimiento de la ley”. Una editorial del diario fascista ABC señala “Si se admite el delito contra los empresarios, y la sublevación contra los policías, la más antidemocrática, anticonstitucional inseguridad cubrirá con su temible sombra a todos los ciudadanos”, en otro inquietante artículo en este mismo periódico se habla de “ofensa al honor de la guardia civil y su prestigio” . Mientras el diario felipista EL PAÍS habla de “...prácticas laborales lindantes con el sindicalismo mafioso o el más trasnochado libertarismo”(sic). Ni una palabra de las practicas abusivas de la guardia civil, ni de las palizas a delegados sindicales premeditadamente escogidos, ni del fuego real utilizado, ni de las provocaciones que llevaron al pueblo reinosano a levantarse. Ni por un momento se cuestiona la política antiobrera del gobierno, ni su estrategia de destrucción de puestos de empleo que amenazaba con dejar a ciudades enteras como Reinosa en la miseria. Todos los medios cierran filas en torno al poder. El derecho a defender un puesto de trabajo parece un acto de terrorismo. La derecha de A.P. se muestra atónita al ver como los socialistas utilizan a la guardia civil para apalear a los trabajadores. Pero se muestran pacientes y cautos, saben que estas prácticas les allanarán el camino hacia el poder. Así fue. La tergiversación de los hechos, la manipulación de imágenes, declaraciones y datos en prensa, radio y TV sitúan a Reinosa ante la opinión pública como un grupo de energúmenos incivilizados, apóstoles de la violencia y el desorden. Las declaraciones de los responsables políticos son sencillamente increíbles; la ejecutiva federal del PSOE habla de “acción salvaje” y “comportamiento indigno de los trabajadores”. Miembros socialistas del Ministerio de Interior de entonces, condenados y sentenciados por todo tipo de delitos cometidos en el ejercicio de sus cargos políticos, como malversación de fondos públicos, creación y financiación de grupos terroristas, secuestro, asesinatos..., se atreven a hacer las siguientes declaraciones; Luis Roldán (director de la Guardia civil en 1987) hablaba de “actuación ejemplar” de sus subordinados. José Barrionuevo tildaba de “violentos y vergüenza de la clase trabajadora” a los reinosanos.

15 de marzo de 1987: Siguen ingresados en Valdecilla varios heridos en la refriega, de los cuales los más graves son trabajadores. El Alerta anuncia que armas que se incautaron a los guardias civiles durante los hechos siguen sin aparecer. Otro artículo de ese mismo día muestra la crudeza y la gravedad de los hechos: “un viejuco lloraba en un banco viendo como sus dos hijos se pegaban; uno era trabajador de Forjas y otro guardia civil” En los sucesivos días de marzo de 1987: Los trabajadores de Forjas, Cenemesa, y todo el pueblo reinosano siguen con las movilizaciones en defensa de sus puestos de trabajo, al tiempo que exigen que se haga justicia por lo ocurrido el 11 de marzo. Se suceden los cortes con barricadas en la línea férrea del Talgo, y en la carretera nacional, trabajadores organizan charlas informativas en ciudades por todo el país para explicar la verdad de los hechos, se convocan concentraciones y manifestaciones multitudinarias a pesar de que el Delegado del Gobierno en Cantabria, Pallares, se niega una y otra vez a autorizarlas. Se convoca una huelga general en toda la comarca de Campoo. La guardia civil sigue manteniendo sitiado el pueblo, decenas de tanquetas y carros paramilitares se pasean por la ciudad, el parecido con el Chile de Pinochet de esos días es asombroso. Cada día se producen duros enfrentamientos, y detenciones masivas. Pese al clima de ocupación el pueblo resiste. Además otros conflictos laborales de la misma magnitud se suceden en otros puntos de la región como el de FYESA en Camargo. En los periódicos felipistas deseantes de emponzoñar la situación hablan del síndrome Reinosa, incluso se relaciona a los trabajadores con el entorno de ETA.

16 de Abril de 1987: Más de un mes después del comienzo del conflicto laboral el pueblo continua sitiado por la guardia civil, y continúan las movilizaciones de los trabajadores para forzar una salida digna a su situación. Pero la ciudad amanece esta mañana de Abril en medio de un clima más irrespirable, aún si cabe. Algo gordo iba a ocurrir. Era el presagio de todos. Había convocada para las cuatro y media de la tarde una nueva concentración en el parque de Cupido, como todas las anteriores estaba ilegalizada, por lo cual la guardia civil acabaría interviniendo, pero lo que no sabían los vecinos es que lo harían de la forma que lo hicieron. Cuando todo el mundo estaba concentrado, los guardias civiles a la señal convenida (el pitido del tren) empezaron a cargar brutalmente contra todas las personas que allí se encontraban. Lo que acontece desde ese momento en Reinosa hasta altas horas de la madrugada puede ser considerado como auténtico acto de guerra. La consigna de los mandos era claro, escarmiento ejemplar. Más de doscientos guardias civiles fuertemente armados y pertrechados, rabiosos y ansiosos de venganza persiguen, golpean y machacan a una atemorizada población que corre a refugiarse en casas portales, bares, y tiendas. Impunemente decenas de guardias civiles derriban puertas y practican allanamientos ilegales por doquier, rompen cristales y arrojan botes de humo en sitios cerrados para hacer salir a los vecinos, quienes una vez en la calle de nuevo indefensos, son golpeados brutalmente en el suelo e introducidos en las tanquetas. Existen fotografías que muestran como los policías utilizaron fuego real para abrir puertas. Dos helicópteros policiales sobrevuelan la ciudad. Los disparos de pelotas de goma son indiscriminados y realizados contra personas a una distancia mínima no permitida por la ley. Una pancarta que reza “Ramiro te vengaremos”(guardia herido en una jornada anterior) ondea en una de las muchas tanquetas que han tomado la ciudad. Julia, voluntaria de la cruz roja con su distintivo en el uniforme bien a la vista, es disparada en medio de las risas de los uniformados de verde. La funeraria del pueblo es asaltada e incendiada; el espectáculo de los ataúdes ardiendo es dantesco. Hasta los espectadores del partido que el Naval jugaba esa tarde son golpeados y víctimas del ataque. La violencia policial acabaría en tragedia; de los 85 heridos graves producto de las palizas, balas de plástico, pelotas de goma, y los botes de humo, habría un trabajador que no resistiría. Gonzalo Ruiz García, vecino de Matamorosa y trabajador de Forjas, es uno de los refugiados que en un garaje se protegen de las palizas policiales; al menos seis botes de humo son arrojados al interior del angosto local, provocando la intoxicación de todos los que están dentro, el peor parado resulta Gonzalo Ruiz, quien es ingresado en estado grave en el Hospital Marqués de Valdecilla, donde acabaría falleciendo tras varias semanas de agonía.

18, 19 de Abril de 1987: La prensa nacional da cuenta de los nuevos hechos ocurridos en Reinosa, una vez más se hace responsable a los trabajadores de la situación. Ni una palabra de repulsa por la actuación policial. Los vecinos impotentes no ven la manera de ser escuchados y de abrir paso a la verdad entre tantas mentiras oficiales. La asamblea de ciudadanos edita un vídeo con imágenes de lo sucedido no emitidas en TV. Siguientes meses de 1987: La autopsia de Gonzalo Ruiz muestra que la muerte se produjo como resultado de la inhalación de los gases tóxicos de los botes de humo. El gobierno intenta manipular a la información pública alegando que la muerte del obrero pudo deberse a una enfermedad latente del trabajador y no a la inhalación de gases. Los médicos de Valdecilla lo desmienten. El proceso judicial no prospera, el caso se archiva. Ni una sola dimisión en el gobierno, ni un solo procesado, ni un solo condenado. Los socialistas “en sus despachos borrachos de poder se lavan las manos y ensucian la verdad”.(La Fuga). La depuración de responsabilidades en la guardia civil son mínimas y se hacen opacamente. Los expedientes de regulación de empleo continúan adelante parcialmente. Comienza el olvido oficial, comienza el silencio. “Pero que no se olviden los que juegan al tan codiciado poder, que los silenciosos gritos de justicia se oirán cada vez más; que ahí queda la historia triste de un pueblo, que un día fue invadido pero nunca aplastado. Que los hombres, las mujeres y los niños no lo olvidarán nunca y que quienes no vivieron esto se enteren de lo que sucedió en Reinosa para no juzgar a lo ligero”.

Sobre este hecho trata una canción de "La Fuga" grupo de Rock de Reinosa, la canción "PRIMAVERA DEL 87" de disco de "Mira" es un recuerdo de Gonzalo Ruiz asesinado por las fuerzas del orden que en ese momento fueron el desorden por un pueblo noble que solo quiere vivir. (extraído del libro Reinosa, contra el miedo) “REINOSA, LAS COSAS BIEN HECHAS” propaganda del PSOE en las elecciones municipales.

http://server3.foros.net/viewtopic.php?t=383&mforum=forucantabria

Categoria: Mobilitat, seguretat, trànsit. Comentaris: (2). Retroenllaços:(0). Enllaç permanent
« Comentari posterior | Comentari anterior »

Comparteix

Comentaris

Publica el teu comentari. Faig servir la moderació per evitar, exclusivament, spam.