facebook twitter flickr youtube Sindicacio

PSM-Entesa Nacionalista de Llucmajor

Balances fiscals

psmllucmajor | 31 Octubre, 2007 13:37

Llucmajor ha aportat, en forma de tributs, una quantitat de diners molt superior a la que ha rebut en forma d'inversions. La darrera: la broma de mal gust que Madrid aporti un miserable milionet d'eurons a la reconversió de s'Arenal. I el mateix passa amb la resta de les Balears: a pagar sense rebre un mal servei a canvi. Si a unes autoritats locals tudades i malbaratadores hi afegim un estat espoliador tendrem una de les explicacions al malestar crònic que partim en aquest terme.

L'única manera d'aclarir fins a quin punt són les Balears espoliades seria amb la publicació de les balances fiscals entre els diferents territoris i l'Estat. Això, que hauria de ser una pràctica comptable normal -i que és un dret que els ciutadans hauríem d'exigir, saber on van els nostres imposts- a Espanya és un dels secrets millor guardats de la Corona.

 La setmana passada, a Madrid, el senador del Bloc, Pere Sampol, tornà a demanar que l'Estat fes públiques aquestes balances. Podeu llegir íntegre el seu discurs en la pàgina web del senador (http://www.peresampol.cat/muestraNoticies.php?id=21) o, aquí mateix, reproduït:

______________________ 

Discurs de Pere Sampol defensant al Senat la publicació de les balances fiscals

El senador autonòmic Pere Sampol va intervenir en el plenari del Senat arran d'una moció de Convergència i Unió sobre les balances fiscals de l'Estat. En la seva intervenció, Sampol va denunciar el dèficit fiscal de les Illes Balears i va defensar la publicació de les balances fiscals com a mesura de transparència. Aquí teniu el seu discurs íntegrament

 23-10-2007

En nombre del PSM-Bloc per Mallorca les anuncio el voto favorable a esta Moción del Grupo de Convergència i Unió. Y votaremos a favor, principalmente, por dos motivos: porque conocer los flujos fiscales entre territorios es un elemental principio democrático; y porque los sucesivos gobierno del Estado han aplicado un falso concepto de solidaridad, que supone una grave injusticia para los habitantes de determinados territorios, como las Illes Balears.

Efectivamente, si consideramos como principio básico que “transparencia es democracia”, nos encontramos ante un importante déficit democrático. Porque las balanzas fiscales entre las distintas comunidades autónomas, o, en otras palabras, los flujos fiscales entre los distintos territorios del Estado, es el secreto mejor guardado de la Corona. Desde 1997 existe una absoluta falta de información estadística oficial sobre la inversión y el gasto público de los diferentes ministerios por territorios.

En la Unión europea conocemos la aportación de cada Estado miembro a la Unión. Y conocemos el gasto que la Unión realiza en cada Estado y, incluso, en cada en cada una de las regiones europeas. En Estados Unidos, a partir de cifras oficiales, la Universidad de Harvard publica anualmente las balanzas fiscales de todos los Estados con el gobierno federal, detallando la recaudación y el gasto en cada uno de los diferentes Estados, clasificado por diferentes tipos de gasto o inversión. Pero en el Estado español, estos datos son secretos.

Y debemos preguntarnos, señorías: ¿qué democracia es aquella que esconde a sus ciudadanos cuantos impuestos recauda en cada uno de sus territorios y, sobre todo, donde y como los gasta? ¿ A quién beneficia esta desinformación, sobre todo, cuando perjudica a determinados territorios que son acusados, injustamente, de insolidarios?

Solamente puede existir una respuesta a estas preguntas: el secretismo sobre los flujos fiscales entre comunidades autónomas esconde una perversa aplicación del principio de solidaridad entre los distintos territorios. Pero, a pesar de la negativa de los sucesivos gobiernos a facilitar datos oficiales, distintas instituciones independientes han ido calculando las balanzas fiscales entre los territorios del Estado. Como el Banco Bilbao Vizcaya, o la Fundación de Cajas de Ahorros, además de autoridades de prestigio que han ido publicando sus conclusiones. Y todos los estudios coinciden en revelar unos datos que ponen de manifiesto que, bajo el concepto de solidaridad de las regiones ricas hacia las pobres, se esconde la discrecionalidad, la injustícia y unas políticas que hipotecan el bienestar y el crecimiento económico de las comunidades perjudicadas y, por extensión, del conjunto del Estado.

Señorías, voy a poner en su conocimiento algunos de estos datos, los referidos a mi País, las Illes Balears, que revelan la gravedad de la situación. Las Illes Balears tienen Estatuto de autonomía desde 1983. Desde entonces hemos sido la última comunidad en financiación autonómica per cápita, como reconoció el propio Vicepresidente económico del Gobierno en esta Cámara hace algunas semanas, a pesar de ser un territorio pluriinsular, lo que obliga a multiplicar por tres o por cuatro algunas infraestructuras. Y a pesar que el coste de la vida siempre ha sido muy superior a la media española, actualmente un 7%. Con el último Sistema de financiación autonómico esta situación ha empeorado. El déficit sobre la media es de más de doscientos euros por habitante y año, a pesar de que disponemos de las competencias en transporte ferroviario y carreteras, las cuales requieren el mayor volumen de inversión pública.

En cuanto a las inversiones del Estado en nuestro territorio, también ocupamos sistemáticamente el último lugar. Los próximos presupuestos, a pesar de suponer una mejora relativa, nos siguen dejando a la cola con un déficit de 319 euros por habitante. Por supuesto, estamos excluídos del Fondo de Compensación Interterritorial. En cuanto a los Fondos de la Unión europea, exactamente igual. El año 2004, por ejemplo, recibimos 53,8 euros por habitante, frente a los 235, 3 de la media. El problema se agrava si, además, tenemos en cuenta el déficit histórico de inversión pública en Balears en los servicios públicos esenciales del estado del bienestar, como quedó en evidencia al ir asumiendo los traspasos competenciales. Por ejemplo: Educación, transferida el año 1999 con un déficit de 43.000 pesetas anuales por alumno y año sobre la media. Sanidad, transferida el año 2002 con un déficit de 680 camas de hospital y 2.000 profesionales de la sanidad sobre la media. Transporte ferroviario, entre 2000 y 2007 se habrán invertido más de 50.000 millones de euros, mientras que en Balears, a pesar del mandato de la Ley de Régimen Especial, cero euros.

En definitiva, sin ninguna duda, afirmo ante esta Cámara que somos la Comunidad con los servicios públicos peor dotados de todo el Estado.. Y todo esto, a pesar que somos la Comunidad que más ingresos aporta, relativamente, a las arcas estatales. En parte, gracias a una gran actividad económica de las empresas del sector servicios y la construcción, y gracias a que en Balears existe uno de los mayores niveles de ocupación y de horas trabajadas.

Señorías, con los datos que les he ido aportando, datos oficiales, se entiende que los distintos estudios sobre las balanzas fiscales que se van publicando coincidan en señalar que la balanza fiscal de Balears con el Estado, o, dicho de otra manera, la diferencia entre los impuestos que se recaudan en Balears y lo que reinvierten las administraciones públicas asciende a la escalofriante cifra de más de 3.000 millones de euros anuales. Si necesitan otra referencia, las Illes Balears aportan el 17% del Producto Interior Bruto al Estado español. Ni que decir tiene que esta cifra no tiene parangón en ninguna otra parte del mundo. Catalunya aporta el 9,5% de su PIB, el País Vasco aporta el 3,5% de su PIB… A nivel europeo la región que más aporta a su Estado es Lombardía, con el 8% de su PIB… En Alemania Baviera aporta el 4%... En EEUU, Nueva York aporta el 2,1% al gobierno federal…

Como ven, señorías, lo de las Illes Balears no se puede tildar de solidaridad, sino de auténtico espolio. Y, naturalmente, esta sangría económica constante en forma de impuestos que no se reinvierten en las islas empieza a tener graves consecuencias. El año 1995 nuestra renta familiar disponible en poder de compra, esto es nuestra renta per cápita familiar actualizada con el nivel de precios al consumo después de restar impuestos y sumar prestaciones sociales, era del 112,5% sobre la media española, ocupando el 6º lugar en el ranking por comunidades autónomas. Ocho años más tarde, el año 2003, las Illes Balears habían caído al 10º lugar en el ranking, siendo nuestra renta familiar disponible en poder de compra del 99,5% sobre la media española.

Ya ven, señorías, somos más pobres que el conjunto. Este dato desmonta la única excusa que se utilizaba para justificar tamaña injusticia que se está cometiendo con los ciudadanos de Balears, la de que somos ricos y, por tanto, no necesitamos el mismo nivel de servicios públicos que el resto del Estado. Nada más lejos de la realidad: la media salarial de Balears està 12 puntos por debajo de la media española. Únicamente dos comunidades tienen la media de pensiones inferior a la nuestra. Más del 17% de las personas viven por debajo del umbral de la pobreza… Mientras que aportamos recursos netos a comunidades que tienen una renta superior a la nuestra… Decía Poschmann: “Cuando el sector público mueve tantos dineros entre territorios, los pobres de las regiones ricas financian a los ricos de las regiones pobres”.

Efectivamente, es duro ver como se generan tantos recursos económicos en nuestra tierra, teniendo los servicios públicos peor dotados, mientras que oímos a otras comunidades como implantan un salario a sus estudiantes para prevenir el fracaso escolar (y nosotros somos la comunidad con mayor fracaso escolar). Es duro oír como alguna comunidad ofrece asistencia buco dental gratuita, con el déficit de nuestra sanidad pública… Es duro oír como se ofrece una salario, también a los hijos de los ricos, o dentista gratuito, también a los ricos de otras comunidades, con el dinero que se escatima a los servicios públicos de nuestros pobres, o de nuestra gente corriente. Señorías, esto es solidaridad? Esto es socialismo? Esto es igualdad?

Espero que tomen buena nota de mis reflexiones y corrijan la injusticia en futuras decisiones. Los próximos presupuestos serán una buena ocasión.

Muchas gracias

Categoria: General. Comentaris: (8). Retroenllaços:(0). Enllaç permanent
« Comentari posterior | Comentari anterior »

Comparteix

Comentaris

Publica el teu comentari. Faig servir la moderació per evitar, exclusivament, spam.